0b16d19e-d729-47c8-83c7-5471d616fe4c

Ley de Reanimación Cardiopulmonar y Desfibriladores Externos Automáticos

Luego de varios años de trabajo conjunto, el 1° de julio, se sancionó la ley que tiene por objetivo permitir el acceso público a la reanimación cardiopulmonar y a la desfibrilación de manera temprana promoviendo la educación y el desarrollo de programas que permitan que en áreas de gran circulación de personas se realicen los procedimientos de reanimación cardiopulmonar y desfibrilación que pueden evitar la muerte ante un paro cardíaco súbito.

La ley especifica la necesidad de la instalación de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA) en los espacios públicos y privados de acceso público de manera tal que una persona que sufra un paro cardíaco súbito reciba el tratamiento adecuado, es decir la desfibrilación.

Otro punto importante de la ley radica en que “ninguna persona interviniente que haya obrado de acuerdo con las disposiciones de la presente ley, está sujeta a responsabilidad civil, penal, ni administrativas derivadas del cumplimiento de la misma”. Es muy importante dejar en claro este punto, ya que si bien no hay antecedente en nuestro país de ningún caso en el que una persona haya sido condenada por intentar “solidariamente” reanimar a una víctima de paro cardíaco en la vía pública según su saber y entender; que la ley lo deje explícitamente aclarado, despeja cualquier temor que pueda surgir ante el hecho de practicar RCP siendo un lego en Medicina.

Desde sus orígenes, la Fundación Cardiológica Argentina, pionera en el dictado de cursos de Reanimación Cardiopulmonar Básica (RCP), promueve la importancia de que toda la población esté entrenada en estas maniobras y en el manejo de DEA de manera tal que cualquier víctima de paro cardiorrespiratorio pueda ser desfibrilada dentro de los primeros 3 minutos de ocurrido el episodio.

Es importante mencionar que el 70% de las muertes súbitas se produce fuera de los hospitales – en el hogar, en el trabajo, en clubes, en lugares públicos e incluso en la calle- hecho estadístico que transforma a la comunidad en la primera encargada de atender una emergencia de estas características.

Por ese motivo, desde hace más de 20 años, organizaciones internacionales y nacionales, como la nuestra, nos hemos preocupado por estudiar el diseño de programas que promuevan la importancia de contar con un plan de acción organizado que garantice no sólo la disposición física de los dispositivos ( DEA), sino el adecuado entrenamiento del personal en maniobras de RCP, manejo de DEA y el diseño de un protocolo de acción que garantice la colocación de un desfibrilador externo automático en el pecho de la víctima dentro de los 3 minutos de ocurrido el paro cardíaco.

En Argentina, se calcula que se producen alrededor de 40.000 muertes súbitas por año. Está demostrado que la utilización de un DEA por parte de legos incrementa el número de personas que pueden recibir a tiempo atención ante este tipo de emergencias, reduciendo el tiempo a la desfibrilación y mejorando las tasas de supervivencia del paro cardíaco repentino.

Frente a este escenario, los planes de acceso público a la desfibrilación resultan una herramienta fundamental para cualquier miembro de la comunidad que deba atender una emergencia.

No queremos dejar de agradecer a todas las instituciones y profesionales que trabajaron junto a nosotros para que esta ley se concrete.

 

1f7bfbbf-f21f-4c26-8dc1-f3029aaea3de 7b4e6fc4-1085-40bc-9d98-691de904b7ca 9d0bccb5-e8e9-4890-b87e-4c6990b89b8f 034bd8a6-1425-4cf8-92f2-97cc46768e76 852b3e31-4c63-4856-bef8-50f4a64ca7b6 4549533e-4647-496f-bc75-1df134bc461d (1)