1

A partir Del año 2008 La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud dispuso el dia 15 de octubre como dia en el que se celebra el “Dia Mundial del Lavado de Manos”

Lavarse las manos es la primera línea de defensa contra las enfermedades. A diario estamos en contacto con elementos y espacios en común, que muchas veces están contaminados por gérmenes, virus, hongos y otros microorganismos productores de enfermedades. Sólo basta tocar uno de estos objetos y después nuestra boca, ojos o nariz para contagiarnos. Es por ello, que es de gran importancia su correcta higiene y que esto se convierta en un hábito constante en grandes y chicos..

Está comprobado que lavarse las manos con agua y jabón interrumpe la cadena de transmisión de enfermedades por lo que existen momentos claves durante el día donde debemos prestar especial atención a esta práctica :

  • Antes y después de manipular alimentos y/o amamantar
  • Antes de comer o beber, y después de manipular basura o desperdicios.
  • Después de tocar alimentos crudos y antes de tocar alimentos cocidos.
  • Después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar y luego de cambiarle los pañales al bebé.
  • Luego de haber tocado objetos “sucios”, como dinero, llaves, pasamanos, etc.
  • Cuando se llega a la casa de la calle, el trabajo, la escuela.
  • Antes y después de atender a alguien que está enfermo o de curar heridas.
  • Después de haber estado en contacto con animales.

Como lavarse bien las manos:

Para tener las manos limpias debemos lavarlas por un periodo mínimo de 20 o 30 segundos.

  • Colocar la cantidad necesaria de producto (jabón o alcohol en gel) para cubrir ambas superficies de las manos.
  • Frotar las palmas de las manos entre sí para  esparcir el producto.
  • Frotar la palma de la mano derecha sobre el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos. Luego repita la acción frotando la palma de la mano izquierda sobre el dorso de la mano derecha.
  • Frotarse las palmas de las manos entrelazando los dedos.
  • Frotar el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos.
  • Frotarse con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo, atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa.
  • Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.