Es la salida de sangre desde el aparato circulatorio, provocada por la ruptura de vasos sanguíneos, como venas, arterias y capilares.

Se pueden clasificar:

  • Según su origen
  • Hemorragia interna: es la ruptura de algún vaso sanguíneo en el interior del cuerpo.
  • Hemorragia externa: es la hemorragia producida por la ruptura de vasos sanguíneos a través de la piel, este tipo de hemorragias. es producida por heridas abiertas.
  • Hemorragias exteriorizadas: se da a través de los orificios naturales del cuerpo ej.: recto, boca, nariz, vagina, uretra, oídos y ojos.

Según el vaso sanguíneo afectado

  • Hemorragia capilar: es la más frecuente y la menos grave ya que los capilares sanguíneos son los vasos más abundantes y que menos presión de sangre tienen.
  • Hemorragia venosa: se da por la ruptura de una vena y la sangre sale en forma continua pero sin fuerza y es de color rojo oscuro.
  • Hemorragia arterial: es la más grave de todas, se caracteriza porque la sangre es de color rojo brillante, su salida es abundante y en forma intermitente, coincidiendo con cada pulsación. Esta hemorragia de no ser tratada puede causar un shock hipovolemico.

Como actuar frente a una situación de hemorragia:

  • Avisar a emergencias.
  • Determinar qué tipo de hemorragia
  • En caso de que la herida haya sido ocasionada por algún objeto que permanece alojado en el cuerpo no debemos retirarlo hasta que no llegue personal calificado.
  • En cualquiera de los casos se debe aplicar presión sobre la herida con un apósito o paño limpio por 10 minutos, si el sangrado no cede se deben añadir más apósitos, pero nunca retirar el primero que se coloco
  • Si la herida es en un miembro inferior o superior se debe elevar dicho miembro sin dejar de hacer presión, si el sangrado no cesa se debe trasladar al herido al centro asistencial más. cercano para su tratamiento